APÓYAME

APÓYAME

viernes, 1 de diciembre de 2017

El contraste, piden que se vayan a los cuarteles pero que estén en las calles.



Sapos y Alacranes
Por Orlando Segura Hervert.
Imágenes: Redes Sociales
Hace 11 años Felipe Calderón Hinojosa le pegó de palazos al panal, al avispero y declaró la guerra al narcotráfico, lo hizo afirman los conocedores del tema de seguridad, sin una estrategia bien definida, solo para legitimarse, para demostrar fuerza a la nación y al mundo entero, después de una elección presidencial muy cuestionada, el resultado fue el desastre, cientos y miles de muertos en cada rincón del país, en su sexenio cerró las cifras con algo así como 121 mil personas asesinada, datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática.

Por otro lado el presidente Enrique Peña Nieto cerrará el quinto año con 117 mil muertos, bajo tal perspectiva,rebasará con mucho a su antecesor panista. 

Los números son fríos, las políticas aplicadas en materia de seguridad son un fracaso, hay luto en cada cachito de la república mexicana, desde militares, policías, delincuentes, presuntos delincuentes, familias, mujeres y niños, caidos en el cumplimiento del deber o como consecuencia del llamado "daño colateral", nadie está a salvo de esta terrible realidad

Este jueves en la Cámara de Diputados fue aprobada la Ley de Seguridad Interior, misma que ahora pasa al Senado, dicen los opositores, organismos no gubernamentales e internacionales que se está militarizando a México y además no se pone límite a la actuación de las fuerzas castrenses,en ese contexto aumentarán los casos de violación a los derechos humanos.

Carmen Aristegui, la periodista le dio en el clavo, definió el momento de la siguiente manera: " se les pide a los militares que regresen a los cuarteles, pero por otra parte, no se desea que abandonen las calles inmediatamente..." porque hay incertidumbre y la inseguridad está socavando a todas las instancias. 

Veracruz no escapa a la ola y espiral de la violencia, recientemente han sido ejecutados jefes de la Policía Federal, marinos, fiscales, alcaldes en funciones y alcaldes electos, la persepción de la sociedad es que la cosa está muy pero muy cañona.
Hasta pronto. Hasta siempre

No hay comentarios: