APÓYAME

APÓYAME

viernes, 27 de abril de 2018

Por una calle en la que quepamos todos y todas. Trolebici ¡Ya!

Blogpost por Carlos Samayoa 
Si todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar, transportarnos no debería ser un martirio. Necesitamos un espacio seguro para las distintas formas de movilidad.

Moverse de un lugar a otro en la ciudad es un reto cada vez mayor. Muchas veces, usar un auto ya no es garantía de llegar a nuestro destino con eficiencia y en condiciones amenas, por lo que cada vez más gente se anima a bajarse de su coche o del transporte público para comenzar a utilizar la bicicleta como una alternativa muy viable. El número creciente de ciclistas es positivo para el medio ambiente y para la salud, tomando en cuenta que el transporte motorizado es una de las principales causas de la contaminación del aire, y por tanto, de millones de enfermedades.
Lamentablemente, en ocasiones vemos una confrontación entre los usuarios de la vía pública, a la que vale recordar, todos tenemos el mismo derecho. Tanto automovilistas como ciclistas han manifestado sentir alguna forma de hostilidad de parte del otro. El remedio a esta situación es más que evidente: garantizar el derecho a la movilidad de todas y todos los ciudadanos, lo que implica contar con calles que brinden un espacio seguro para las distintas formas de transporte y que nos permitan tener una mejor cultura vial.

El proyecto Trolebici en el Eje Central Lázaro Cárdenas en la Ciudad de México que consiste en las adecuaciones necesarias para que el trolebús y ciclistas puedan compartir un carril, es un buen ejemplo de cómo automóviles, transporte público, bicicletas y peatones podrían convivir en un mismo espacio, por lo que Greenpeace y otras organizaciones han pugnado desde hace varios años para que se realice.

Tomando en cuenta que el trolebús es una forma de transporte libre de emisiones, que sus operadores están capacitados para dar prioridad a los ciclistas, y que esta ruta haría posible atravesar completamente la ciudad de norte a sur, la realización del Trolebici será un buen avance en el fomento a la movilidad no motorizada. Sin embargo, aunque este proyecto cuenta con 150 millones de pesos desde hace dos años, aún no se materializa.

Es por eso que recientemente, al mero estilo de Greenpeace, realizamos una acción directa no violenta en las instalaciones de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México. Con el mensaje “Trolebici ¡Ya!”, pedimos que éste sea una realidad, no por capricho, ni para tener simplemente una ciclopista más, sino para empujar un cambio en los paradigmas de nuestra forma de movernos; para pedirle a nuestro gobierno una mayor prioridad para brindarnos la infraestructura necesaria que aliente formas de movilidad que contribuyan a resolver el fondo de problemas tan complejos como son el deterioro de nuestra salud por la mala calidad del aire que respiramos, o el cambio climático, cuyos estragos se han hecho notorios en todo el mundo.

Sin importar si somos automovilistas, ciclistas, usuarios de transporte público o peatones, todos confluimos en el mismo espacio público y buscamos seguridad al movernos. Poco a poco tenemos que avanzar hacia una mejor organización de nuestras ciudades y de nuestro entorno urbano. Invitamos a nuestros lectores a firmar la petición que tenemos, para que nuestra voz sea escuchada y logremos consolidar el primer paso hacia la ciudad que merecemos tener.

Fuente: Greenpeace.

No hay comentarios: