APÓYAME

APÓYAME

viernes, 25 de enero de 2019

En la madrugada, nos pusimos a orar un Padre Nuestro



Sapos y Alacranes
Por Orlando Segura Hervert
Sinforoso creció en la adversidad, quizás por esta razón Don Raúl R. Nuñez le puso dicho sobrenombre resaltando el valor de la perseverancia. En cierta ocasión, el dueño de grandes extensiones de terreno, ganadero y empresario, le pregunto: ¿que vas a ser cuando seas grande?, el pequeño, con la piel morena, el rostro autóctono y los pelos parados contestó sin pensar en la respuesta:"voy a ser vaquero". 

El magnate, triunfador de mil exposiciones de ganado cebú, se molestó y en tono enérgico le dijo, tu no puedes ser vaquero, tu condición física no te lo permite, debes pensar en ser profesionista, buscar otras opciones para la vida...

El niño no entendía la expresión enfática de Don Raúl y se quedó con ese resentimiento infantil. 

De esas vivencias y recuerdos, han transcurrido 50 años, tales pasajes se le vinieron momentaneamente a la memoria. rememorando aqueldla bella época desarrollada en la Hacienda La Noria en el municipio de Álamo Temapache. 

En eso estaba cuando empezó a tararear una canción del cantautor Pablo Milanés: "Yo me quedo, con esas pequeñas cosas..."

De repente la realidad lo transportó a la existencia coloquial, despertó en un pequeño espacio, con suero en las venas y la colocación de una unidad de sangre, en el mismo cuadro de escasos metros estaba encamado Don Juan, un señor de 73 años con deficiencia pulmonar y sin ningún alma o familiar que velara por su tranquilidad. El adulto mayor se quejaba y constantemente se movía; del otro lado del cuarto se escuchaban los gritos y berridos de un menor de edad, el dolor lo tenía al borde de la histeria, su madre desesperada ya no sabía que hacer. 

Don Juan seguía quejadose de sus dolencias, padeciendo el olvido y la demencia senil, en cierto momento le expresé: "Clama a Dios, si se sabe el Padre Nuestro, arranquese, yo lo sigo". 

Así, a las 3 de la mañana comenzamos a orar: "Padre Nuestro que estas en los cielos, santificado sea tu nombre, venganos a tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y libranos del mal, tuyo es el reino, el poder y la gloria, por siempre Señor... Amén"

Así, el ambiente se tranquilizó, Don Juan dormitó a ratos. 

A las 4 de la mañana pedí por quinta ocasión una sabana, finalmente me trajeron una para supuestamente cubrir el frío, una sabanita, viejita, mas austeraa que la política de AMLO. Indudableemente a la clínica 26 del IMSS le faltan recursos, nuevas instalaciones, mas presupuesto para atender a la infinidad de derechohabientes que diariamente acuden a recuperar su salud. 

A las 9:30 había demasiadas personas en el área de urgencias, a esa hora llegó la Dra resposable y pidió que los familiares desalojara esa demarcación. 

Sinforoso se fue feliz, lo dieron de alta, salió, respiró, tomó un taxi y se fue a descansar a su casa, en ese tramo lo acompañó su fiel hermana la "Brujita", Carlos y el chofer... Petrita lo recibió con un beso.

No hay comentarios: