APÓYAME

APÓYAME

viernes, 8 de febrero de 2019

Puebla, sin competencia

ALMA GRANDE
Por Ángel Álvaro Peña
El proceso electoral en Puebla tiene características muy especiales. Además de ser una elección extraordinaria por los sucesos atípicos que dan lugar a regresar a las urnas, está el desgaste del partido que detentaba el poder en esa entidad.

El PAN, contrariamente a lo que sucedía en México luego de un sacrificio humano, no se deja llevar por la filiación del mártir, sino por otra opción que renueva la visión de la realidad poblana.

De esta manera, las candidaturas para la gubernatura de Puebla no se definen, a pesar de que desde el jueves 7 de febrero el proceso electoral de Puebla está abierto. 

La insistencia panista para que el ex secretario de Economía y de Relaciones Exteriores del foxismo, Luis Ernesto Derbez, tío de un comediante de televisa, no logra convencerlo para participar en la contienda. Es decir, el PAN no tiene candidato, mientras que Morena, tiene dos, el antiguo contendiente que dicen el PAN y el INE que perdió la elección, Miguel Barbosa, y una propuesta que apoyan los 55 senadores morenistas, Alejandro Armenta.

Si bien a Armenta lo respaldan las fuerzas legislativas, la presidenta de Morena insiste en que la mejor opción es Barbosa, a pesar de que hay un desgaste evidente luego de la contienda que llevó a cabo en julio, derrotado por alguien que ahora está muerta.

“El Comité Ejecutivo Nacional de Morena debe ser respetuoso de lo que marcan los estatutos y respetar los procedimientos para la elección de los candidatos a algún puesto de elección popular”, refirieron los legisladores Salomón Jara y Cristóbal Arias de Morena.

Morena tiene en la manera de elegir a su candidato una prueba de democracia interna; sin embargo, lo cierto es que cualquiera que sea el candidato a la gubernatura se mantiene hasta ahora una intención del voto a favor de Morena del 44 por ciento, mientras que el PAN tiene en este momento 14.5 de la intención del voto. 

Morena y algunos de sus integrantes cuestionaron severamente la elección de candidaturas y asignaciones unilaterales, que no mostraban otra cosa autoritarismo y caprichos de la cúpula de los partidos, principalmente el PRI. Ahora parecieran caer en el mismo problema que cuestionaron por muchos años.

Los problemas que ahora padece el PAN lo colocan como un partido que no sólo puede perder Puebla sino uno de sus bastiones más sólidos desde 1989: Baja California.

El papel que realizó al frente del gobierno de esa entidad el panista Francisco Kiko de la Vega, no fue nada agradable para la población, incluso se habla de que una vez que deje el cargo deberá responder a varias demandas que esperan que se le acabe el fuero.

Ahora el PAN coloca a un candidato gris, el único que quiso competir por la gubernatura y que ni siquiera cuenta con arraigo o la simpatía de los bajacalifornianos. Para acabarla de amolar, tiene el mismo apellido que el actual gobernador: Oscar Vega Marín, quien es nacido en Puebla, pero el PAN ya no cuenta con más cuadros que quieran hacer el ridículo en la entidad del noroeste.

Seguramente el PAN quedará como tercera fuerza electoral en Baja California.

Así, el PAN tiene 25 años de competir en las elecciones para la gubernatura con, por lo menos, un partido en coalición electoral, ahora irá solo, lo que acentuará su vulnerabilidad.

La presidencia nacional del PAN se convierte en un problema más en estos momentos, porque es un partido que prácticamente está acéfalo, con un grupo de chamacos inexpertos y un abuso inusitado de los medios, que coloca a ese partido en el centro de las críticas innecesarias.

Barbosa Huerta dijo estar de acuerdo con que la postulación de Morena a la gubernatura se defina tras una encuesta, en la cual aseguró que ganaría “tres a uno” tanto a Armenta como a la senadora Nancy de la Sierra, quien también se menciona como aspirante a la candidatura.

En Puebla el PRI no figura, en la intención del voto no llega a 10 puntos y en esa entidad podrían perder el registro el PRD, el PT y Movimiento Ciudadano, partidos que deberán coaligarse con un partido ganador para sobrevivir dentro del presupuesto.

En esta pugna por las candidaturas debe advertirse la falta de cuadros del PAN no sólo en esa entidad sino en cualquier orden de gobierno; los partidos se preparan para una contienda donde el principal protagonista parece olvidado: el poblano.

La crisis económica que hundió a Puebla, provocada por los excesos de Rafael Moreno Valle, ha impedido muchos de los esfuerzos del gobierno y la sociedad para que se pueda mitigar la pobreza.

En la selva negra de Puebla todavía existen comunidades que carecen de lo elemental, donde un hospital está a decenas de kilómetros y donde en una urgencia tienen más cerca la muerte que la salud.

La vida política de Puebla pareciera estar no sólo separada sino muy lejos de la problemática social, donde la miseria ya no puede ocultar su rostro.

Es necesario trabajar por los poblanos incluso desde la oposición y si hay partidos políticos dignos de llamarse así, es tiempo de que sus líderes demuestren sensibilidad política ponderando el apoyo a la población a la lucha por el poder. 

PEGA Y CORRE.- En la columna del miércoles 6 de febrero no publicamos el siguiente párrafo por falta de espacio: A William Karam Kassab, propietario de Hidrosina, la Unidad de Inteligencia Financiera le congeló sus cuentas bancarias, las cuales, ante un amparo del empresario gasolinero, pudo seguir contando con su dinero. El juez que otorgó dicho amparo se llama Francisco Gorka Migoni, quien más allá de aplicar la ley de manera objetiva e imparcial pareciera convocar a que los delincuentes de cuello blanco continúen en la impunidad… 

No hay comentarios: