APÓYAME

APÓYAME

sábado, 23 de febrero de 2019

Una reflexión acerca del sector salud

Dr. Armando de Alba Rosales
Un mensaje para mi México querido 🇲🇽...
Respeto opiniones aunque no comparta ideas. Sin embargo, como médico Mexicano y experto en el área de la salud, siento obligación de expresar mi punto de vista del rumbo que se propone para el sistema de salud Mexicano.

Expreso también de antemano que no milito en ningún partido político, y que cuando se trata de salud, me respaldo en el análisis de la evidencia científica y no en discursos o interpretaciones de terceros.

No existe sistema de salud perfecto, pero sí mejores que otros. A través de la historia México, ha logrado pasos importantes para proteger el bienestar de los ciudadanos. Por ejemplo, el sistema de salud contemporáneo de México fue fundado en 1943 con la creación de 3 desarrollos clave: 1) el IMSS, 2) la Secretaría de Salubridad y Asistencia (hoy conocida como Secretaría de salud), 3) el primer instituto nacional de especialidad, el Hospital Infantil de México (el día de hoy existen 13 institutos nacionales de alta especialidad). Después, en los años 60s se creó el ISSSTE. En el año de 1983, se establece por primera vez en el artículo 4 constitucional que toda persona tiene derecho a la protección de la salud. Secundario a esta reforma, se lleva a cabo la DESCENTRALIZACION de los servicios de salud que da pie a una mayor cobertura de salud, permitiendo expansión de hospitales y centros de salud en lugares fuera de la ciudad de México.

Ojo, cabe recalcar que los pilares dominantes para la protección nacional en salud eran IMSS y el ISSSTE, los cuales tenías que ser un empleado para calificar para estos 2 seguros nacionales. Pero, ¿qué pasaba con más de la mitad del país que no tenía empleo, o que tenía un negocio informal? Pues tenía que gastar de sus ahorros para pagar atención médica lo que los ponía en desventaja y generaba un índice de mortalidad altísima en la población que no tenía trabajo formal.

Fue hasta el año 2003 que se aplicó una serie de reformas que dio lugar a un nuevo seguro dirigido a proteger a los millones de Mexicanos que no calificaban ni para el seguro del IMSS ni del ISSSTE. Un seguro que proponía no solo cubrir atención primaria, sino también diseñado para proporcionar atención especializada como cirugías, detección y manejo de enfermedades crónicas como cáncer de mama y cervicouterino en las mujeres y cáncer en niños. Ese seguro se llamó Seguro Popular.

Cabe destacar que el seguro popular no es una cadena de clínicas y hospitales, es un SEGURO de salud a la disposición de los mexicanos sin tener necesariamente un empleo formal. Con el seguro popular se generaron 3 fondos: 1) para la prevención y atención de salubridad comunitaria (agua potable, salud ambiental, etc), 2) para la atención de necesidades esenciales (consultas por cuadro agudo clínico), 3) fondos para la atención de alta especialidad (tratamiento de cánceres para los niños) a este se le llama Fondo de Protección para Gastos Catastróficos. Fondos dirigidos para las comunidades más pobres de nuestro país. 

Obviamente, el crear fondos estamos hablando de colección de dinero, lo cual atrae a la corrupción. Soy de la idea que la corrupción debe ser combatida pero no comparto que en el marco de la salud la solución es atacar la estructura, sino enfrentar a los que la manejan. Cito un acertado ejemplo del Dr. Julio Frenk “Si el contador de una empresa roba dinero, la solución no es cerrar la empresa, sino correr al empleado y someterlo a las autoridades.” Luego entonces, la solución considero no es terminar con el Seguro Popular, sino ajustar, respetar lo que funciona y adaptar cambios para mejorar el funcionamiento y enfrentar/combatir la corrupción.

Las propuestas que he escuchado son, desmantelar el Seguro Popular y usar el IMSS BIENESTAR para centralizar recursos. Mi pregunta es, ¿en donde van a quedar los millones de Mexicanos que carecen de un empleo formal?, centralizar los recursos suena a que el Gobierno tomará control de las decisiones y recursos para la salud del todo el país, lo cual alimentaría a los procesos burocrático y con la posibilidad de que los problemas de salud se generalicen sin tomar en cuenta las necesidades de salud que pueden variar de estado en estado. Pero más delicado es haber escuchado que el Fondo de Protección de Gastos Catastróficos lo quieren utilizar para pagar mas salarios de médicos y compra de medicinas, ¡esto es un grave error! Esto significaría desproteger MILES de niños, mujeres, ancianos que están actualmente recibiendo tratamiento para combatir enfermedades mortales.

Dos puntos más para cerrar. Primero, los invito a escuchar bien el discurso político hacia donde quieren “transformar” al país. En repetidas ocasiones se menciona que se proporcionarán medicamentos gratuitos y se les pagará al personal de salud para trabajar más horas. ¡Ojo! Este enfoque es dirigido a tratar enfermedades y no para prevenirlas. Hoy en día las primeras causas de muerte en México (y en el mundo) son principalmente enfermedades crónicas, las cuales se combaten con un abordaje preventivo (como estrategias para cambiar el estilo de vida) y con un manejo sostenido multidisciplinario. Luego entonces, ¿en donde está el avance para combatir las enfermedades? Aparte de la atención hospitalaria, la inversión en prevención e investigación médica para combatir las principales causas de muerte son clave. Y esto no lo he escuchado en ningún discurso de la nueva administración.

Por último, llamó mi atención que México tendrá un sistema de salud como en los países escandinavos. ¿¿En serio?? Se me hace irresponsable quienes expresan esto, y aún más la gente que defiende este comentario sin conocer lo que representa. Si queremos adoptar el modelo usado en los países escandinavos, hay que darle al usuario la libertad de elegir si van a las clínicas del IMSS, del ISSSTE, de los servicios estatales de salud o de algunos organismos de la sociedad civil sin fines de lucro. El punto clave aquí es que las instituciones están evaluadas y acreditadas, y el paciente PUEDE ELEGIR a que instituto quiere ir para su atención. El instituto que tiene más pacientes (porque lo elige el paciente) recibe más apoyo económico para funcionar. Luego entonces, los centros de salud se esmeran para aumentar su CALIDAD de atención para tener más pacientes.

Lo que me preocupa es que esta no es la transformación que se busca en México, de acuerdo a las declaraciones, la dirección que se quiere tomar es borrar pilares del sector salud (como desaparecer el Seguro Popular), lo que significa reducir las opciones de atención, NO de que haya una acreditación o evaluación a los servicios de salud para asegurar la calidad de atención, y principalmente, están buscando CENTRALIZAR (totalmente contradictorio con el modelo escandinavo) los servicios al IMSS BIENESTAR. Aparte, el gobierno tomaría control de la decisión de manera vertical de los recursos materiales, financieros y humanos con los que funcionarían los servicios de salud. La centralización del sistema de salud era un modelo que se tuvo por muchas décadas en México hasta el 2003 (no es innovador, al contrario es una práctica antigua y obsoleta) que sigue vigente, hasta donde tengo entendido, en países como Cuba, Corea del Norte y Venezuela.

No nos dejemos confundir, esto no se trata del poder de un partido político, esto es mucho más serio y delicado, es la SALUD y BIENESTAR de nuestro México. Y con eso, no se juega.

Hechos, por encima de los discursos. 
Orgullosamente, Mexicano de corazón.

No hay comentarios: