viernes, 25 de noviembre de 2011

LAS TRES REPUBLICAS


Por Uriel Flores Aguayo...
urielfloresaguayo@hotmail.com
En la elección del próximo año estarán en juego tres proyectos de nación y tres ideas de republica representados por tres coaliciones: El PRI va con el VERDE y el PANAL en “compromisos por México”, el PRD va con el PT y el MC en el” Movimiento Progresista”, mi entras que el PAN va con su sombra en el “México fallido”; es casi increíble que Acción Nacional va en la soledad, en el anticipo de una campaña que será un paseo fúnebre, a pesar de que durante dos sexenios ha tenido en sus manos el gobierno federal.
Vamos a ser observadores o participes de la lucha de las tres republicas que, en primera instancia, deben ser identificadas y, hasta donde sea posible ,también explicadas: tenemos la republica del PAN , la violenta y fallida, la que nos ha traído sangre, luto e ineptitud, la que va de salida y debe suprimirse; tenemos la del PRI, simulada y dinos áurica, regresiva, la que quiere volver envuelta en glamur y papel celofán; y tenemos la de la izquierda, la amorosa y justiciera, que sí puede transformar a México y sacarlo del abismo en que lo ha metido la derecha en sus variantes azul y tricolor.
El PAN va de salida, es inevitable por el voto de castigo que le espera, no todo sus afiliados y dirigentes se han percatado de esa situación, cuando lo entiendan van a vivir momentos caóticos y de sobresalto, adoptando por urgencia y necesidad la típica salida del “sálvese quien pueda”. En la desgracia inminente del PAN sobresalen hechos patéticos, como que su más fuerte precandidata presidencial en Veracruz sea de cartón y ande paseando a un aspirante al senado; lo chistoso del caso es que se ve más fuerte al cartón que al que lo porta.
El PRI quiere regresar, con cambio de fachada, presentándonos a un joven que es producto del esfuerzo mediático y la artisteada, pero es más de lo mismo, es el candidato de la oligarquía; paradójicamente es Manlio Fabio Beltrones, frustrado precandidato, quien ha estado presentando las ideas y las propuestas más avanzadas del PRI; el discurso pretendidamente moderno de Peña Nieto, se derrumba ante la alianza con el PANAL y el VERDE, partidos de membrete, sin sustancia y sin representación legitima; prácticamente está mandando a la perpetuidad el rezago educativo y está premiando la vida burguesa de los falsos ambientalistas.
La izquierda busca otra oportunidad de llegar al poder, la tercera es la vencida, lo hace con un candidato fuerte y autentico, con un discurso serio, sincero y renovado; los partidos del Movimiento Progresista deben sumar, ser responsable y desplegarse a fondo, heroicamente, para complementar y fortalecer a López Obrador; es imperativo que hagan a un lado sus pequeños intereses burocráticos y supriman sus zonas de corrupción, oxigenándose con la apertura a ciudadanos comprometidos, a la juventud y a las ideas transformadoras. Los partidos de izquierda pueden ayudar o estorbar al Movimiento Progresista, ya se verá, su papel es organizar a la gente en una campaña de epopeya contra el poder del dinero.
El bombardeo mediático, el de siempre, el que hace costumbres y fortalece el conformismo, va estar a la orden del día para convencernos que es inevitable la llegada de Peña Nieto. Eso quiere el bloque de intereses que lo respaldan, buscando dos efectos: el del fatalismo de los pusilánimes y
la auto profecía cumplida de los comunes y de buena fe. Eso quiere el PRI, situarnos en esas percepciones. Es muy pronto para creerse y quedarse en las tendencias actuales. Los escenarios cambiarán en los próximos meses; de hecho, después de un proceso múltiple y complejo será en mayo y junio cuando se pueden observar con más claridad las posibilidades de unos u otros. Las elecciones son, sobre todo, un estado de ánimo, quien lo atrape ganara; si en el imaginario colectivo se piensa que alguien va a perder, pierde, en cambio, si se cree que va a ganar, gana, desarrollándose una especie de bolas de nieve que te eleva o te aplasta. Ahí están las tres sopas: la de sangre, la de dinosaurio y la de esperanza.

Recadito: el trastupijes ni ayuda ni estorba, todo lo contrario, no existe.