APÓYAME

APÓYAME

martes, 22 de enero de 2019

García y Cisneros, incapacidad.

Perfilando
* Cuitláhuac no se va.
Por Iván Calderón

Dicen que en política las señales son muy claras, y el hecho de que el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador no haya recibido, una vez más, al gobernador de Veracruz en Palacio Nacional, nos marca que aún y cuando Cuitláhuac es teóricamente uno de los mandatarios consentidos, ya AMLO se está cansando de cada una de sus torpezas.

La neta.

Por otro lado, voces del altiplano comentan que la llegada de Eric Cisneros Burgos a la Secretaría de Gobierno fue un enorme error, ya que con todo y de contar con el respaldo del propio Obrador, el oriundo de Otatitlán se han embriagado muy pronto de las miles de poder, metiendo en serios aprietos a esta administración morenista y que en el centro del país se están desilusionando de la incompetencia con la que iniciado el Gobierno de Veracruz.

Se tiene que decir, en la administración de Cuitláhuac García algo no anda para nada bien.

Sin duda.

Con un ejecutivo estatal que no ha asimilado nada de como gobernar, en la entidad estamos como en un barco a la deriva. Peor aún, presos de la incapacidad de sus capitanes quienes como chivos en cristalería se han dado de tumbos con cada problema que enfrentan si resolver nada, ni ofrecer al menos mínimos resultados o uno que otro paliativo.

Caray, hasta el momento como deyección de perico, “ni huelen, ni hieden”.

Ni fu, ni fa.

Y es que si Cuitláhuac García obtuvo el triunfo gracias al efecto peje, y si ya se sabe que su naturaleza es bastante limitada, al menos su gente cercana debería de ser operativa, centrada en soluciones y conocedora de la situación real del estado.

Pero no, sin habilidades efectivas los nuevos funcionarios, incluido el jefe de las instituciones, quizás apenas están instruyéndose del ejercicio administrativo y político, y tal vez en los meses por venir ya den muestras de que realmente se encuentra trabajando en beneficio de las y los veracruzanos.

Ya veremos si toman impulso o no, y si empiezan a ocuparse sin la ayuda de López Obrador, pues la próxima visita presidencial del 1 al 3 de Febrero radica especialmente en venir a apretar las tuercas sueltas a un Gobierno que tiene que hacer un excelente papel con miras a las elecciones intermedias y hasta el momento se la han llevado en puros descréditos.

POR CIERTO, luego de la clara insuficiencia en las acciones del Gobernador Cuitláhuac García, las versiones en redes sociales de una posible dimisión a su encargo no se hicieron esperar. Sin embargo si es que García Jiménez en el supuesto e inverosímil caso renuncia, sería el Congreso del Estado quién nombraría a un provisional y llamaría a nuevas elecciones tal y como lo marca la Constitución de Veracruz, pues aún no se cumplen los dos primeros años de su periodo.

Así que lejos de supuestos maquiavélicos la única opción que tiene Cuitláhuac es olvidarse de bailar salsa y ponerse a trabajar.

Esperemos a ver qué es lo que pasa.
@IvanKalderon

No hay comentarios: