APÓYAME

APÓYAME

viernes, 11 de agosto de 2017

El aire que respiras: un asesino invisible.

Blogpost por Paloma Neumann
Este viernes se conmemora una fecha que debería ser de suma importancia para todos los habitantes de ciudades mexicanas: el Día Interamericano de la Calidad del Aire.

Fue establecido para el segundo viernes de agosto por iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Y por qué debería ser importante para los urbanitas mexicanos?

Pues porque nos puede ayudar a recordar que el aire que respiramos es el elemento más fundamental para mantenernos vivos y para estar sanos. Desafortunadamente el aire que respiramos en la mayoría de las ciudades de nuestro país no es de buena calidad, por lo tanto: vivimos y respiramos espacios que ponen constantemente en riesgo nuestra salud y nuestra vida.

La contaminación del aire es, actualmente, la amenaza ambiental más grande que enfrenta la humanidad. Es la causa de varias de las enfermedades más comunes y de 1 de cada 9 muertes en el mundo (1). La contaminación atmosférica puede causar una gran variedad de impactos negativos a la salud: desde muerte prematura, infarto cerebral, enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y enfermedades respiratorias agudas o crónicas, asma, enfermedad pulmonar obstructiva; hasta efectos menos graves pero más comunes como malestares respiratorios, dolor de cabeza, mareo, irritación e inflamación de ojos (2).

En la actualidad el 80% de los habitantes de ciudades al rededor del mundo donde se monitorea la calidad del aire están expuestos a niveles de contaminantes que exceden los indicadores propuestos por la OMS (2). De acuerdo con las proyecciones realizadas para 2050 por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD), la contaminación del aire se convertirá en la primer causa de mortalidad para 2050, superando la falta de acceso a agua potable y saneamiento (3).

Las ciudades mexicanas son un triste ejemplo de ello:
los Límites Máximos Permisibles que se usan como referentes para monitorear la calidad del aire en las ciudades mexicanas (establecidos en Normas Oficiales Mexicanas emitidas por la Secretaría de Salud) son más laxos que los indicadores de valores máximos propuestos por la OMS;
muchas ciudades mexicanas no cuentan con estaciones o redes de monitoreo suficientes, en funcionamiento o actualizadas para hacer un monitoreo efectivo de la calidad del aire que están respirando sus habitantes;
cuando se monitorea, esta información no siempre está disponible y accesible de manera que todos los ciudadanos puedan saber cómo están los niveles de contaminación del aire de manera cotidiana y qué medidas tomar al respecto;
sabemos que en las ciudades en que se monitorea, la regla es que los límites máximos permisibles se rebasan con frecuencia, pero a pesar de ello los gobiernos nacional y locales siguen sin implementar medidas efectivas que solucionen el problema.

Para resolver esta grave situación es importante que estemos informados y que participemos para exigir información sobre la calidad del aire que respiramos, así como medidas gubernamentales que garanticen nuestros derecho a la salud y a un medio ambiente sano.

En los próximos meses Greenpeace estará difundiendo más información sobre este importante tema e invitando a los urbanitas a acompañarnos y apoyarnos para exigir aire limpio para todos. Si quieres saber más sobre qué hacer y cómo puedes sumarte a la Revolución Urbana para mejorar la calidad del aire mantente atento y ¡Únete!


Referencias:


Organización Mundial de la Salud, Coalición por el Clima y el Aire Limpio: http://breathelife2030.org
Organización Mundial de la Salud. Ambient (outdoor) air quality and health. Disponible en: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs313/en/
Fuente: Greenpeace

No hay comentarios: